10 may. 2013

El Museo Industrial de Málaga

El 6 de mayo de 2013 tuvo lugar una mesa redonda celebrada por COPITIMA en el  Ateneo de Málaga sobre la necesidad de crear un Museo de la Industria en Málaga. Dada la importancia de la industria de Málaga desde principos del siglo XIX hasta finales del mismo, la fuerte presencia en la actualidad del PTA y la historia de las escuelas de ingeniería de Málaga, se plantea la creación de dicho museo.


El 6 de mayo tuvo lugar en el Salón de Actos del Ateneo una mesa redonda en la cual se abordó y trató la necesidad de crear un Museo de la Industria en Málaga. A dicha mesa asistieron como ponentes Dª Rosario Camacho, D. Cristóbal García Montoro, D. Francisco Rodríguez Marín y el Decano de COPITIMA Antonio Serrano, destacando las fabricas que hubo en el siglo XIX en Málaga, las tecnologías aplicadas, el mundo y la cultura del trabajo así como los sectores importantes y más destacados con la ingeniería utilizada y sus vías de comunicación, incluyendo el tejido industrial y la repercusión e impacto que los Peritos e Ingenieros Técnicos Industriales que la hicieron posible, concluyendo todos los participantes en la conveniencia de crear un Museo de la Industria en Málaga.


En la Revolución Industrial de Málaga destacan tres apellidos, tres grandes personajes ilustres, tres leyendas para Málaga, se tratan de Larios, Heredia y Loring. Me refiero a Martín Larios, Manuel Agustín Heredia y Jorge Loring Oyarzabal. Unas personas que Málaga nunca olvidará ya que impulsaron la economía malagueña hasta situar a la ciudad como una de las más importantes a nivel industrial en España. Otros nombres extranjeros que destacan en Málaga son Huelin, Crooke, Sáenz, Gross, etc.

Málaga se erigió como una potencia industrial y exportadora con escasos competidores en la escena nacional, la mayoría eran tenían industrias agroalimentarias. Las fortunas de estas leyendas para Málaga en sus últimos años de vida eran de 15 millones de pesetas (unos 70 millones de euros al cambio actual) para Manuel Agustín Heredia, de 60 millones de pesetas (280 millones de euros) para Martín Larios, y de 70 millones de pesetas (más de 325 millones de euros actuales) para Jorge Loring y los suyos. Queda claro que en Málaga se había creado una industria y una revolución industrial y económica. Málaga era una potencia.

Destacaron las industrias textil, vinícola, ferroviaria, de la caña de azúcar, inmobiliaria y del hierro, entre otras. A partir de 1834 la ferrería de Manuel Agustín Heredia, "la Constancia", entran en una fase de gran actividad, que las llevaría a situarse en poco tiempo a la cabeza de la producción nacional de hierro. Con una economía en expansión todos los sectores necesitaban de un apoyo firme que no fuera el de los prestamistas y en 1854 se consiguió crear el Banco de Málaga. De 1860 a 1865 las comunicaciones sufren una gran revolución, se construyeron las líneas férreas Málaga-Álora, Málaga-Cártama, y principalmente, Málaga-Córdoba, que enlaza la ciudad con el resto de España, y a finales de siglo cuando se pone en marcha el tranvía. En los 1860 se crean barrios obreros como El Bulto o Huelin para albergar a los trabajadores cerca de las fábricas.

El final de este siglo de bonanza se inició a partir de 1880 por los altos costes de la importación del carbón mineral y la falta de competitividad que esto generaba en la siderurgia malagueña frente a otros complejos industriales del norte del país. Y dramático, de igual forma, fue la plaga de filoxera que exterminó el viñedo malagueño y la producción agrícola de este sector básico de la economía provincial. Además, el abandono de las fincas trajo consigo una fuerte deforestación de las laderas en las que se cultivaban las viñas en terrazas, lo cual al cabo de un tiempo causó un incremento de las avenidas de agua en caso de grandes lluvias en los cauces de los arroyos y ríos cortos de prácticamente toda la zona costera.

Esta grave crisis y sus secuelas, la pérdida de empleo, el hundimiento de empresas, la pobreza y descenso general de las actividades económicas, llevó a muchos malagueños a buscar otras fuentes de riqueza que sustituyeran las desaparecidas, fundándose en 1897 como ejemplo, la Sociedad Propagandística del Clima y el Embellecimiento de Málaga, iniciativa orientada hacia la promoción turística, antecedente lejano del "boom" turístico que llegaría en los años 50.

Pero ahora Málaga se encuentra en una situación quizás parecida a como se encontraba antes de la llega de los Larios, los Heredia y los Loring, mucho paro, buenas comunicaciones por mar, tierra y aire, una crisis económica, y mucha mano de obra dispuesta a trabajar por Málaga, además de una buena base de Ingenieros e Ingenieros Técnicos con ganas de ganarse la vida con su pasión. Málaga el lugar ideal para invertir en industrias en la actualidad, es una tierra con raíces industriales.

No hay comentarios :

Publicar un comentario